No se encontraron productos que concuerden con la selección.


Dispensador de Alcohol Glicerinado

Sabemos la importancia de la higiene de manos para detener la propagación de gérmenes y enfermedades más en la aparición del Covid-19. Debemos de protegernos. Así mismo, ¡Permanece con nosotros! Hablaremos un poco sobre el Dispensador de alcohol glicerinado y su utilización para protegernos en esta pandemia.

Dispensador de alcohol glicerinado

Podemos mencionar que nuestro dispensador además de poseer un diseño que va a sobresalir en cualquier lugar, incluye tecnología integral antibacteriana con alcohol glicerinado, perfectos cuando no se tiene agua ni jabón cerca e incluso para entornos como clínicas, hospitales, entre otros.

Por ende, esta solución puede contener una mezcla de alcohol etílico o isopropílico al 70% con glicerina. Con efecto antimicrobiano al alterar las proteínas. Su acción es mucho más rápida que otros desinfectantes.

Por consiguiente, podemos mencionar entre sus características las más resaltantes:

  • Ideal para instalaciones sin lavados disponibles, salida de los aseos e ingreso a áreas comunes.
  • Fácil manipulación para su limpieza
  • Al usarse puede garantizar manos desinfectadas y esterilizadas porque elimina el 99.9% de los gérmenes.
  • Permite secado rápido y efectivo, además de seguro para todos pues tiene rendijas de comprobación.
  • Por lo tanto, como beneficios de utilizar alcohol glicerinado son incontables, fundamentalmente en aquellos lugares donde es más difícil tener acceso al lavado o no es posible realizarse una exhaustiva limpieza.
Así mismo, los trabajadores de hospitales y clínicas, por ejemplo, siempre deben tener las manos limpias, al igual que los pacientes. Este hábito debiera ser mucho más extendido en todos los espacios en general ¡con el alcohol glicerinado es práctico y rápido!

En conclusión, la utilización de dispensador de alcohol glicerinado es efectiva para la desinfección de manos en esta pandemia que estamos viviendo con el Covid. ¡No te quedes sin tenerlo! Es una manera de cuidarnos.

Dispensador de alcohol con sensor infrarrojo

En tiempos donde la mayor parte del día transcurre fuera del hogar, en donde nos encontramos expuestos a enfermedades que parecen estar a la vuelta de la esquina, es necesario tener un aliado idóneo para hacer frente a todas aquellas bacterias que buscan turbar el sistema inmune de quien se cruce en su camino.

Hay demasiadas opciones para mantener las manos limpias, desde el tradicional jabón hasta toallitas húmedas, todas son opciones muy buenas y eficientes para uso personal. Sin embargo, en lugares públicos como oficinas, baños, locales, escuelas y demás instalaciones que supongan un flujo constante de personas, puede que no sean la mejor opción a emplear, ya que muchas veces es una tarea casi imposible mantener una minuciosa higiene o un sinfín de razones que nos imposibiliten el acceso habitual a agua. Sin embargo, hay una alternativa que parece conjugarse con éxito para estas situaciones: el dispensador de alcohol automático. Este sistema de higiene es mucho más práctico, sencillo y automatizado, el cual facilita la limpieza en una mayor magnitud y eficiencia, evitando el contacto con superficies sucias y funcionando prácticamente por sí solo. Además, posee una gama extensa de modelos que se adaptan a las necesidades.

¿Cómo funciona un dispensador con sensor infrarrojo?

Colocando en una misma fórmula la tecnología y radiación natural del cuerpo humano para crear un aparato sumamente útil y esencial para cualquier espacio. El dispensador con sensor infrarrojo funciona a través de la sensibilidad de su sistema, capaz de detectar fácilmente la radiación electromagnética infrarroja que expiden los cuerpos, siendo esta propiedad invisible al ojo humano pero que no pasa desapercibido a la vista del sensor.

Su forma de uso no contiene mayor complejidad, ya que solo hace falta poner la mano debajo de la abertura (a unos 5 cm) sin necesidad de tocarla y el sensor detectará el calor liberado en su línea de visión convirtiéndolo en una señal eléctrica y procediendo a dispensar la cantidad del líquido necesario en un tiempo de 0,5 segundos, ya se trate de jabón, desinfectante de gel, espuma o alcohol. La mayoría de estos dispensadores contienen un equipamiento interior que les permite una actuación automática, sin cables y con completa movilidad sobre superficies horizontales o verticales. Del mismo modo, son fáciles de recargar a través del uso de baterías o enchufes. Su gran capacidad de almacenamiento también es una de sus atractivos, ya que puede albergar de 200 ml hasta 1 litro entero de sustancia.

Dispensador con desinfectante de gel

El gel desinfectante es el elemento que no puede faltar en la cartera de cualquiera, por lo que un dispensador con una capacidad de contenido desde los 250 ml como acompañamiento en los lugares adecuados es la mejor invención en lo que a higiene se refiere.

Y es que el gel desinfectante es uno de los compuestos más eficaces para repeler y eliminar los microbios albergados en la piel gracias a su contenido rico en alcohol, en ocasiones aloe vera, glicerina y demás ingredientes beneficiosos para la piel.

Es la forma más sencilla de lavarse las manos cuando el agua y jabón escapan del alcance. Además, su rápido secado en segundos y sutil aroma permiten su uso en cualquier lugar y cualquier momento. El dispensador de gel es ideal para espacios de gran concurrencia como oficinas, hoteles y cocinas, con su sistema de sensor infrarrojo hace mucho más sencillo el desenvolvimiento en estas áreas de gran ajetreo.

Dispensador con desinfectante de alcohol

Los desinfectantes de alcohol son un compuesto sumamente común en las despensas de todos, gracias a su actuación eficiente sobre los virus, mediante una fórmula mágica del 70% de alcohol que equilibra perfectamente las cantidades de agua y demás elementos.

Por ello, es uno de los líquidos más usados en los dispensadores formando la pareja perfecta. Su consistencia un poco más líquida que los otros dos no representa un obstáculo para su funcionamiento, ya que todo su modelo está equipado para adaptarse a las diferentes sustancias que se requieran gracias a una goma sellada alrededor de la abertura principal.

Los dispensadores con desinfectantes de alcohol se usan frecuentemente en hospitales, escuelas, oficinas, restaurantes y demás lugares que requieran una acción de esterilización mucho más potente y rápida, con un tiempo de espera de 0,25 segundos, para obtener la porción ideal de alcohol desinfectante.

Dispensador con desinfectante de espuma

Los desinfectantes de espuma son unos de los favoritos para la buena purificación y cuidado de la piel con ingredientes humectantes. Preserva exitosamente el detergente espumante y no permite que pierda su consistencia al paso de las horas manteniendo su ligereza y esponjosidad característica.

Además, resulta ideal para el uso de los niños por la sensación suave que brinda al tacto, sin manos pegajosas y más ligero. Frecuentemente muy empleado en barberías, peluquerías, hoteles e incluso en el hogar debido a su practicidad, modelo sutil y atemporal que fácilmente pasa desapercibido. Con una capacidad desde 400 ml y eficiente funcionamiento a partir de 4 baterías de larga vida útil. Su bien diseñado sensor permite obtener una generosa cantidad de espuma sin siquiera tocar la máquina, sin contacto y mucho más higiénico

Ventajas de un dispensador de alcohol con sensor infrarrojo

Las manos son una de las partes del cuerpo más susceptible a gérmenes porque con ella se toca todo, se ensucia todo sin siquiera quererlo, por ello los dispensadores de alcohol son la solución perfecta para sacudirse las bacterias de encima, y estando integrado a un dispensador de sensor infrarrojo resulta el epítome de la higiene.

El dispensador con sensor cuenta con una forma práctica y móvil, es una ventaja de espacio que es imposible no aprovechar. Del mismo modo, el dispensador es una buena forma de ahorrar, ya que prescinde de productos complementarios como toallas, paños y servilletas porque no requiere de agua, secándose en segundos sin dejar rastros de que alguna vez estuvo allí.

También ayuda en gran medida a regular las cantidades de jabón, desinfectante o alcohol empleados, ya que por cada uso libera una porción adecuada del producto (alrededor de 1 ml) sin desperdiciarlo y maximizando su contenido.

De igual forma, a través de su bien estructurado diseño y gomas selladas en la abertura inferior del dispensador, que evita cualquier goteo y fuga innecesaria del contenido hacia la superficie. Cuenta con ventanillas o indicadores que señalan la cantidad restante, relegando idas y venidas innecesarias para rellenar a cada momento como es común en el caso de jabones tradicionales.

Asimismo, su alta tecnología de sensor infrarrojo resulta ser un gran beneficio para evitar el contacto con demás superficies potencialmente contaminadas o, si es el caso, evitar que manos sumamente sucias por diversas actividades manchen más de la cuenta otras superficies. Su sistema operativo es tan simple de usar que tan solo toma 2 segundos ubicar las manos cerca del dispensador y obtener la sustancia.

Su uso eficiente de energía a baterías, fácil instalación, versatilidad y ausencia de ruido, es el componente idóneo para cualquier casa, cualquier lugar y cualquier espacio. Sin botellas, con áreas más limpias y actividades mucho más saludables, eso es lo que implica un dispensador con sensor infrarrojo de desinfectante. Un panorama con manos libres de bacterias.
Abrir Chat
¡Hola! 👋🏻
¿En qué podemos ayudarte?